El granito marcó una época, su popularidad era tal que prácticamente era la superficie elegida en todas las cocinas, su popularidad se basaba en una gran relación calidad precio. Sin embargo hoy en día el granito vive sus días de decadencia siendo sobrepasado por otro material: el cuarzo, que además de una durabilidad excepcional ofrece una gama de diseños insuperable. ¿Qué ha ocurrido, por qué el cuarzo es ahora el rey de las superficies? En este artículo te daremos algunas claves. 

 

La fabricación

Una encimera de cuarzo moderna está compuesta por lo menos de un 90% de cuarzo molido, que se mezcla con un aglutinante como resina, que luego pasa a ser moldeado en losas. Durante el proceso de compactación se añade pigmento que le da el color final a la encimera de cuarzo. El proceso ha sido optimizado hasta ser lo más sostenible posible, minimizando el impacto sobre el medio ambiente. 

 

Estética y estilo

Si se desea tener una estética como mármol pero sin el mantenimiento y con una mayor resistencia el cuarzo es el material perfecto. Hasta hace unos años el cuarzo se ofrecía en un color sólido, pero hoy en día ya existen superficies de cuarzo que imitan materiales como el mármol. Si quieres ver algo realmente impresionante te recomendamos la colección Eternal de Silestone. Hoy en día, la tecnología puede producir cuarzo con variaciones de aspecto orgánico que se asemejan a materiales que se encuentran en la naturaleza. Esto ofrece una gran diferencia en la estética de tu cocina.

 

 

Mantenimiento

El punto fuerte del cuarzo es la durabilidad: sigue siendo uno de los materiales con menor mantenimiento para tu encimera de cocina, es absolutamente impermeable y altamente resistente al rallado, manchas o grietas. Además no aparecerán las típicas manchas de grasa del uso que sí encontramos en otros materiales como la madera o el acero.  Estas superficies son intolerantes al alto calor, por lo que es una buena idea usar algún elemento que evite el contacto de ollas o sartenes directamente con la superficie.